Recupérate al 100% de tu competición

Hacer deporte mejora nuestra calidad de vida, sea cual sea nuestras condiciones físicas y nuestra constancia en el entreno. Aunque es de vital importancia saber recuperarse cada vez que se sale a disfrutar de nuestra disciplina deportiva preferida. Este hecho es una realidad que está presente en la rutina de cada deportista y más, si tiene como objetivo llevar a cabo un entrenamiento en el que mejorar sus marcas. Esta recuperación debería realizarse a través de un conjunto de ejercicios de estiramiento, ingesta de distintos nutrientes para recuperar los tejidos dañados y poder seguir así dando el máximo en nuestra preparación física personal.

log - recuperación - kaptium

Primero, enfriemos el cuerpo

Tras terminar de entrenar no se puede parar en seco, hay que continuar, pero suavemente. Al igual que para calentar nuestra musculatura antes de entrenar, tenemos que saber enfriarla. Lo ideal es mantener durante los 15/20’ siguientes un ejercicio de baja intensidad y, luego, unos 15’ de estiramientos suaves. De esta manera el cuerpo comprende que se ha terminado de manera progresiva y reactivará la recuperación de los tejidos poco a poco.

Algunos deportistas, tras realizar la competición recomiendan también acompañarlo de una ducha fría o un baño de hielo (crioterapia) para prevenir la sobrecarga de los músculos y que la vasodilatación disminuya de manera más rápida, con una mejora muy notable en la recuperación rápida de nuestro cuerpo. Hay que tener en cuenta que esta última medida de la que hemos hablado, sólo se llevará a cabo cuando hayamos pasado la prueba a la que nos estamos preparando, ya que llevar a cabo esa terapia diariamente perdería el valor en la reacción de nuestro cuerpo.

recupérate al 100% de una competición

Toma  agua y… ¡sal!

Durante el entrenamiento hay que estar abasteciéndose de líquidos y sales minerales para facilitar la eliminación de residuos y aumentar el funcionamiento inmunológico. Nuestro cuerpo, tras el entrenamiento, continuará necesitando de estos dos nutrientes, ya que durante los 30’ siguientes continuará perdiéndolos. Sobre todo, la glucosa que es el carbohidrato que más ser pierde y del que necesitamos para la actividad física. Para evitar una situación de bajada de tensión o lipotimia, trataremos de consumir sodio para aprovechar al máximo la glucosa sin percances mayores. Este hecho mejorará nuestro rendimiento posterior, ya que el cuerpo no se deshidratará y no agotará las reservas de azúcar de nuestros músculos, provocando unas agujetas al día siguiente.

A su vez, continuaremos hidratándonos de agua, ya que la primera que tomemos tras terminar nuestro entrenamiento irá directamente a los riñones y se convertirá en orina que expulsaremos. Por ello, es tan importante saber escuchar las necesidades de nuestro cuerpo y abastecerlo de aquellas vitaminas y minerales que reduzcan el cansancio y la fatiga y aumenten la recuperación muscular como, por ejemplo, Kaptium POST.

 

recupérate al 100% de una competición

No olvides a tu estómago

Tal y como en el punto anterior, es muy importante reincorporar los nutrientes cuanto antes de manera equilibrada a nuestro cuerpo. Pero no se trata sólo de tomar líquidos e hidratarnos, sino de ingerir carbohidratos, proteínas y aminoácidos. La primera hora tras terminar de estirar es vital para consumir algún tipo de estos nutrientes, ya que se mantiene el metabolismo acelerado y sensible a asimilar lo que engulle.

Asimismo, un deportista debe conocer qué carbohidratos y proteínas son más saludables para no afectar de manera negativa al ejercicio que se ha hecho. Un menú prototípico sería consumir en primer lugar un batido post entreno más una fruta que nos conceda los carbohidratos perdidos. Luego, en la comida que se haga, dependiendo de cantidad si es cena o almuerzo para no afectar al sueño posterior con una digestión lenta, tomaremos algo de ternera y una ensalada que nos aporte el valor calórico y proteínico suficiente para suplir aquellos que hayamos perdido.

recupérate al 100% de una competición

Y ¡a dormir!

Tras estirar adecuadamente y reunir los nutrientes necesarios en nuestro cuerpo (tanto líquidos como sólidos), poco a poco entraremos en un estado de relajación absoluta. Debemos aprovechar esta relajación para descansar e ir a dormir cuanto antes, para llegar a dormir, como mínimo unas 8 horas. Dormir este intervalo de horas es de vital importancia para nuestra recuperación absoluta. Durante el sueño, nuestro cuerpo se empieza a relajar, reducimos nuestro gasto metabólico y liberamos poco a poco aquellas sustancias que van a reparar nuestros tejidos.

Sería importante, también, contar con que la recuperación real llegará a tardar entre 24-36 horas, por lo que el entrenamiento que sigue a este, debería ser alternado por uno más suave. Si, además, queremos prevenir lesiones y mantener una salud articular rica, podemos ayudar a nuestro reposo con suplementos nutritivos compuestos con membrana de huevo (rica en colágeno) como Kaptium Post. Después de esta recuperación, ¡nada nos parará

recupérate al 100% de una competición

Share this post
  , , , , ,